Olga López
31/03/14
Hola a tod@s!
Este fin de semana la familia del Columpio ha estado más activa que nunca y hoy lunes os traemos un poquito de Deco-bricolaje con el que aprenderemos a hacer esta preciosa casita de pájaros.
La nuestra está pensada para la habitación de Héctor pero valdría perfectamente como morada de pájaros en la época de anidamiento. Sólo haría falta un tratamiento para exterior que le ayude a soportar las inclemencias del tiempo.

¿Os apetece ver el paso a paso?
Nosotros hemos usado una plancha de MDF, también llamado DM (Densidad Media). Ya sabéis que este material es baratísimo. Para que os hagáis una idea, por unos 3,50 euros, podemos hacer dos casitas como la de la foto. Es muy fácil trabajar con ella y se puede pintar. El único contra, es que se trata de un material bastante pesado. Para el palo donde descansarán los pájaros, hemos usado un simple lápiz.

Lo primero que hizo Mr. Columpio fue dibujar las piezas por separado con sus medidas correspondientes y luego las colocó de tal forma que hubiera que realizar el menor número de cortes necesarios.
Si os animáis a hacer vuestra casita, al final del post os hemos dejado los planos. Lo descargáis, lo imprimís y listo.

Comenzamos encolando los bordes de las piezas y nos ayudamos de una sargenta para ayudar a que se fije. Luego reforzamos con puntas.

En este punto es importante poner atención si no queréis que os pase como a nosotros y se abra el DM. Comenzamos usando unas puntas demasiado gruesas y finalmente tuvimos que elegir las más finitas para evitar errores de este tipo.

La última parte del montaje es el tejado a dos aguas. De esta forma evitaremos posibles humedades.
El proceso será el mismo, encolamos y fijamos con puntas.

Y llega la parte más divertida. Pintar. Nosotros lo hemos hecho con pintura azul, verde mint y blanca. Y este es el resultado.

Plano y medidas AQUÍ

Olga López
28/03/14

Los que seguís este blog a través de IG sabréis que os prometimos una semana llena de DIY y bricolage. Si el lunes aprendimos a hacer un cubre-radiador sencillo, aparente y económico aquí, hoy volvemos a la carga con una de las actividades que más nos gustan últimamente y que nos tiene más que enganchados. Renovar con Chalk-Paint no solo es sencillo sino que los resultados que arroja esta pintura son inmejorables.


En casa había una pequeña consola que ya había sufrido un retoque inicial siendo pintada de blanco. El color original, un wengué, no me gustada nada y quedé contenta con el resultado. Sin embargo, desde que entró por la puerta de la morada del Columpio Family la pintura Auténtico Chalk-Paint, no puedo dejar de imaginar cómo quedaría en algunos muebles más.

Escogimos un color tierra muy pastel y decidimos pintar sobre la parte del sobre de la consola. A ver qué salía…

Como veis, las pinceladas se dan sin demasiado cuidado si lo que queremos es conseguir un efecto envejecido. También podemos pasar una lija de grano fino o medio una vez se haya secado la pintura y conseguiremos un efecto muy similar.

Por supuesto Héctor no quiso perderse una jornada enterita de pintura y bricolage y aquí lo tenéis preparado con su sierra.

Para acabar el trabajo, una pasadita con la cera y protegeremos el mueble para mucho tiempo. Como os expliqué aquí, cuidado porque el tono sube un poquito así que escoged vuestro color teniendo en cuenta este aspecto.

Bueno, pues hasta aquí el post de hoy. Espero que os ha gustado y que os animéis vosotros también a cambiar el aspecto de un mueble de forma sencilla como ésta.

Olga López
26/03/14

Hay pocas cosas más divertidas que cocinar con tu hijo. O mejor aún, hacer que tu hijo se divierta cocinando mientras tú vas guiando poco a poco sus pasos. La satisfacción de ver a un crío comiéndose lo que ha preparado y observar desde la cercanía su “primera vez” entre fogones, no tiene precio.

Para el primer post dedicado a las recetas, hemos elegido una muy muy facilita. Si tenéis thermomix o cualquier otro procesador de alimentos, mejor que mejor porque así no nos pasamos media tarde con el alma en vilo con el fuego.

Lo primero que ha hecho Héctor es colocar las zanahorias en el vaso y programar 6 segundos a velocidad 4. Ya sabéis del poder de Thermomix para triturar alimentos.

Luego, colocó las patatas (que yo corté previamente en dados) y añadió el agua.

programó la máquina a 25 minutos, temperatura 100 º y velocidad 1 y medio. Y por último añadimos el aceite y la sal y le dimos un minuto de velocidad 6 para que la textura quedara finita tipo crema y ñam ñam

Y vosotros ¿cocináis con vuestro peque? ¿le habéis introducido ya un poquito en el mundo culinario?

Olga López
24/03/14

Hola a tod@s!
Comenzamos la semana llenos de energía y por eso hoy es el día perfecto para enseñaros el paso a paso para hacer un cubre-radiador con estilo. Además, si os digo que es fácil, económico y que queda bien, seguro que no podéis resistiros a fabricaros uno.

Solo necesitaremos unas tablas de aglomerado, pintura blanca, tubillones, taladradora y un metro. Nosotros ya teníamos las tablas porque eran sobrantes de otros trabajos. Aún así, si queréis comprarlas, no os costarán mucho. Es un material barato y os lo pueden cortar como queráis. Debéis tomar las medidas de vuestro radiador en primer lugar. El alto, el ancho (incluyendo lo que sobresalga de la tubería) y el fondo.

Bueno, vamos ya con el paso a paso:

Primero cortamos los tablones a la medida de nuestro radiador y hacemos unos agujeros con la broca para insertar los tubillones. Elegid un diámetro de broca lo más parecido a vuestro tubillón. Un buen truco puede ser marcar previamente con un punzón el sitio exacto antes de taladrar para evitar que nos resbale la máquina.

Como veis, nosotros hemos pintado nuestros tablones de blanco y para que el efecto sea lo más parecido a un lacado, os aconsejo elegir un buen esmalte satinado. Para el ensamblaje de los tubillones hemos usado Montakit ya que su poder adhesivo es muy alto y por lo tanto tiene gran resistencia. La razón por la que hemos elegido este sistema de tubillones es porque no queríamos que se notase ningún tipo de tornillo u otro elemento por fuera que lo estropeara estéticamente.

Una vez hemos impregnado bien nuestros tubillones en Montakit, comenzamos a ensamblar el cubre-radiador en horizontal dando pequeños golpes con un martillo de goma (o el puño de la mano en su defecto).
Por último, colocamos la tapa de arriba siguiendo la misma técnica. Y aquí tenéis el resultado

Archivos
Lo + visto

Etiquetas
Llevame contigo
Colaboran con nosotros

logo angela

cabecera email (1)

travesia_290x80_b (1)